ONU: Hacer de la comunidad internacional una “familia universal”

El obispo Jurkovic aboga por la libertad religiosa en el anteproyecto para los refugiados.

Discurso de Mons Jurkovic

Señora Moderadora,

La delegación de la Santa Sede expresa su gratitud al HCR y, en particular, al Alto Comisario Adjunto por su liderazgo y por su minuciosa presentación del anteproyecto.

La Declaración de New York nos ha puesto en el camino de la solidaridad mundial con los refugiados. Lograr “un reparto más equitativo de la carga y la responsabilidad de proteger y asistir mejor a los refugiados y apoyar a los Estados anfitriones y a las comunidades afectadas” es una tarea que va más allá de la buena voluntad de cada país y llama a la flexibilidad, a la coherencia y a la cooperación dentro de la comunidad internacional.

Gracias a la presencia de tantas delegaciones en esta sala, este momento histórico puede entenderse fácilmente como una oportunidad para elevar el enfoque estándar de la comunidad internacional para proteger, ayudar y encontrar soluciones duraderas a las de una familia universal, respondiendo al noble principio de la solidaridad y de la compasión fraterna ofreciendo una respuesta global más concertada y equitativa. Sigue leyendo

DECLARACIÓN DE SAN PEDRO SULA COMO CONTRIBUCIÓN REGIONAL AL PACTO MUNDIAL SOBRE LOS REFUGIADOS

Preámbulo
1.Nosotros, los Gobiernos de Belice,
Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y Panamá,
agradeciendo el apoyo de otros países cooperantes, junto con las instituciones nacionales de
derechos humanos,
organizaciones regionales e internacionales, organizaciones de la sociedad civil, la Academia y el sector privado, así como la colaboración como co-organizadores de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con el patrocinio de la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SG-SICA), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y el Sistema de las Naciones Unidas, bajo los auspicios del Gobierno de Honduras, anfitrión de esta Conferencia Regional de San Pedro Sula, que se realiza en seguimiento a la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes;
2.Constatamos que los movimientos de personas en la región son de carácter mixto y
multic ausales, con particularidades y respuestas propias en cada país, de acuerdo a su legislación interna, que incluyen tanto los factores socioeconómicos, las consecuencias de desastres naturales y cambio climático, así como la violencia y la inseguridad causada por el crimen organizado;
3.Subrayamos la necesidad de diseñar una respuesta integral que atienda las causas que originan estos movimientos así como el fortalecimiento de la protección y la asistencia para atender las necesidades diferenciadas de las personas refugiadas,
solicitantes de la condición de refugiado, desplazadas internas y personas retornadas
con necesidades de protección;
4.Reconocemos la solidaridad y la buena voluntad de los Estados y las comunidades de la región con las personas refugiadas y solicitantes de la condición de refugiado, y mantenemos nuestro compromiso de continuar fortaleciendo la protección internacional y la búsqueda de soluciones duraderas en la región ;
5.Reafirmamos la obligación de los Estados de atender eficientemente los
movimientos migratorios de personas, asegurando el respeto de los derechos humanos de las personas refugiadas y solicitantes de la condición de refugiado , de conformidad con el derecho internacional de los refugiados, el derecho internacional de los derechos humanos y los marcos convencionales vigentes en la región , así como el compromiso de fortalecer la cooperación regional en la materia;
6.Reiteramos nuestro compromiso en la prevención y el combate a los delitos de tráfico ilícito de migrantes y trata de personas así como la atención a las personas víctimas de trata;

Sigue leyendo

MENSAJE DE LA PASTORAL DE MOVILIDAD HUMANA. COMISION EPISCOPAL DE JUSTICIA Y SOLIDARIDAD CONFERENCIA EPISCOPAL DE GUATEMALA


MIGRANTES Y REFUGIADOS:

VULNERABLES Y SIN VOZ

“He visto la humillación de mi pueblo en Egipto, y he escuchado sus gritos cuando lo maltrataban sus mayordomos. Yo conozco sus sufrimientos… ” Ex. 3,7

Ver:

La realidad de la vida y experiencias de los migrantes y refugiados, nos interpelan. Deben interpelarnos si somos cristianos.

De enero a junio de este año han sido deportados vía aérea desde los Estados Unidos 14,103 personas (12,562 hombres adultos, 1,393 mujeres adultas, 95 niños/adolescentes y 53 niñas/adolescentes).  Desde México, en el mismo período, han sido deportadas 13,120 personas (8,082 hombres adultos, 2,403 mujeres, 1,685 niños/adolescentes)[1], Cabe destacar que en esta estadística no están incluidos los totales de las deportaciones de unidades familiares y de niños, niñas y adolescentes en vuelos particulares que llegan al aeropuerto de ciudad de Guatemala.  Desde México, vía aérea, de enero a mayo fueron deportados 356 niños/adolescentes y 109 niñas/ adolescentes.[2] Sigue leyendo

Informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las actividades de su Oficina en Guatemala 2016

Informe DDHH 2017

“La violencia y el crimen organizado, pese a los esfuerzos realizados por el Estado para brindar protección a las víctimas, tiene un impacto en la migración fuera de Guatemala y en el desplazamiento interno en el país. Según el Alto
Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), las peticiones para refugio y asilo de guatemaltecos en el extranjero casi se duplicaron, pasando de 23.288 en 2014 a 40.738 en 2015″.

“El Código Migratorio fue adoptado por el Congreso en septiembre y establece un nuevo enfoque basado en los derechos humanos y crea nuevas instituciones para
abordar los problemas que enfrentan las personas migrantes, incluida la protección de la niñez no acompañada, las mujeres víctimas de trata, las víctimas de tortura y los refugiados”

Tomado del informe del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos sobre las actividades en su Oficina en Guatemala.

Aunque en este momento el Código Migratorio se encuentra dormido y no ha entrado en vigencia.

Pedimos al Alto Comisionado de los Derechos Humanos y a la Procuraduría de los Derechos Humanos a través de la Defensoría de Migrantes y Personas Desarraigadas se siga con atención y hagan sus mejores oficios para que se logre la vigencia del Código migratorio.

 

Texto Completo:

INFORME DEL ALTO COMISIONADO DE LAS NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS HUMANOS – Guatemala 2016

 

MENSAJE DE LOS OBISPOS DE CENTROAMÉRICA EN ASAMBLEA

15168777_1254136001295823_3173858110764292156_oNo. 7. Hemos dialogado con preocupación pensando en tantos hermanos y hermanas nuestros que se ven obligados a dejar nuestros países buscando un futuro mas seguro y digno. Los centroamericanos que dejan nuestros países como migrantes y los hermanos extranjeros que emigran a tierras centroamericanas o transitan por ellas, ocupan un lugar especial en nuestro corazón de pastores y en el corazón de nuestra Iglesia.

Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia y que caen en redes que atrapan y destruyen siempre a los mas pobres.

LEER DOCUMENTO COMPLETO: mensaje-asamblea-sedac-2016-version-final

INTERVENCION DE LA RED REGIONAL DE ORGANIZACIONES CIVILES PARA LAS MIGRACIONES (RROCM) ANTE LA XXI CONFERENCIA REGIONAL SOBRE MIGRACIÓN (CRM)

crmhondurasSAN PEDRO SULA, HONDURAS

16 al 18 de noviembre de 2016

La Red Regional de Organizaciones Civiles para las Migraciones (RROCM) saluda a los Estados miembros, organismos intergubernamentales y observadores de la XXI Reunión del Grupo Regional de Consulta sobre Migración, en Honduras,  sede de la Presidencia Pro Témpore de la CRM.

Las realidades migratorias y el contexto en el que éstas se desarrollan demandan un abordaje integral, solo así es posible responder a las múltiples aristas generadas por la migración y a la demanda de los Estados de origen, tránsito y destino. Las políticas deben tener su foco central en las personas migrantes, víctimas de trata y tráfico, solicitantes de asilo, refugiadas, y apátridas.

La RROCM reconoce la importancia del desarrollo de marcos jurídicos acordes con el derecho internacional de los derechos humanos, a partir de las obligaciones internacionales adquiridas por los Estados. Valoramos los esfuerzos desarrollados en el marco de la CRM en materia de protección, reflejados en la generación de protocolos, lineamientos, memorándums de entendimiento, mecanismos de colaboración, cooperación y coordinación interinstitucional pero insistimos en la necesidad de trascender de los acuerdos a acciones eficaces, vinculantes y generalizadas en los países miembros de la CRM.

Reiteramos la necesidad de abordar las migraciones a partir de: Sigue leyendo

Declaración de Honduras

 

p1220200Invitados por el Departamento de Justicia y Solidaridad del CELAM y Cáritas Latinoamericana, obispos, sacerdotes diocesanos, religiosos, religiosas, laicos y laicas de América Latina y el Caribe reunidos en el Monte Tabor, en Francisco Morazán, Honduras; preocupados y desafiados ante la grave situación que viven las personas migrantes, refugiadas, víctimas de trata sobre todo en esta región del mundo, compartimos esta breve reflexión y propuestas.Somos testigos de la grave situación que viven millones de hermanos y hermanas nuestras que se han visto forzadas a emigrar encontrando muros físicos, políticos, religiosos, culturales en lugar de puertas abiertas.

El desplazamiento forzado de miles de personas migrantes centroamericanas y solicitantes de refugio de Centroamérica y Colombia evidencian la crisis humanitaria por la que está atravesando nuestra región. A ellos se suman las 15,000 personas mexicanas, turcas, paquistaníes, togoleses, sirias, haitianas, eritreas, congoleses postadas en los últimos cuatro meses en Tijuana, la frontera norte de México, así como los más de 26,000 niños, niñas y adolescentes que según UNICEF en los últimos 6 meses han llegado también al norte de México y sur de los Estados Unidos pidiendo asilo. Igualmente están los más de 13,000 cubanos varados en Panamá y Costa Rica y las deportaciones express que los países hacen rebotando a los pobres esposados como si fueran criminales. Así mismo continúa la situación lacerante de miles de haitianos escapando de la pobreza, obligados a recorrer rutas peligrosas y enfrentando discriminación. Finalmente se añade los flujos de migrantes y refugiados en los diferentes países sudamericanos, además de venezolanos y venezolanas, que se suman a vivir la incertidumbre de quien se ve forzado a buscar oportunidades en otras tierras.

A toda esta grave realidad se añade una de la peores formas de explotaciòn de seres humanos, que es la trata de personas. En nuestra región miles de personas que migran son sometidas a la esclavitud bajo las formas de explotaciòn sexual y trabajo forzado. República Dominicana, Colombia, México y Brazil figuran entre los país de mayor presencia de esta horrenda degradaciòn.

El Papa Francisco ha llamado a esta situación como “la peor catástrofe humanitaria desde la Segunda Guerra Mundial”1. Esta realidad es una espina que inquieta y duele, pero que sin embargo recibe respuestas injustas e insuficientes. Los gobiernos de la región no garantizan a su población el derecho a no migrar y en lugar de proteger a las personas migrantes adoptan políticas de securitización, restricción y rechazo. El sector privado además de ser parte de la causa de la expulsión, suele aprovecharse de la vulnerabilidad de los migrantes sometiéndolos a largas jornadas y salarios de miseria. En este contexto el crimen organizado encuentra tierra fértil para desarrollarse y se aprovecha de los migrantes para explotarlos y lograr sus fines criminales. Por otro lado gran parte de la sociedad en los países de acogida y tránsito adopta actitudes xenófobas y racistas muchas veces basadas en la desinformación y la manipulación de sectores interesados. Las iglesias, organizaciones de la sociedad civil y organismos internacionales no hemos dado una respuesta suficiente a tan grave crisis.

Sigue leyendo