MUJERES Y MIGRACION

Oramos por las mujeres que son detenidas, deportadas y separadas de sus esposos, hijos e hijas.

Pedimos por las mujeres que son víctima de violencia en sus países de origen y que se ven en la necesidad de cruzar fronteras para salvar su vida.

Pedimos por las mujeres que ante la pobreza y miseria que sufren al ver a sus hijos, hijas, nietos y nietas con hambre tienen que emigrar; desplazarse para conseguir el alimento.

Pedimos por las mujeres que lloran porque algun hijo o hija desapareció en la ruta migratoria y llevan el luto y un profundo pesar en el corazón.

Pedimos por las mujeres refugiadas que siguen luchando en el país que las recibió para ser realmente integradas en la comunidad.

Pedimos por las mujeres, muchas de ellas, niñas que por los misiles y bombas en Siria huyen para salvar la vida.

Pedimos por las mujeres trabajadoras agrícolas que por períodos largos de tiempo viven alejadas de sus comunidades y familiares.

Pedimos por las mujeres víctimas y sobrevivientes de trata de personas.

Pedimos por las mujeres que por defender sus territorios: montañas, rios, lagos, y bosques son perseguidas; amenazadas y obligadas a huir junto a familares para salvar su vida.

Pedimos por las mujeres de los pueblos originarios víctimas de racismo, abandono, exclusión y trata laboral.

Pedimos por las mujeres migrantes, refugiadas y sobrevivientes de trata que se han vuelto esperanza y ejemplo de lucha; mujeres que con su fe, trabajo, persistencia se han vuelto misioneras y constructoras de realidades de luz y resurrección.

Pedimos por las aeromosas para que su trabajo sea signo visible de la belleza del encuentro personal, afectuoso y tierno con personas en movilidad.

Pedimos por las esposas e hijos de pescadores para que con su trabajo digno y bien remunerado puedan vivir con dignidad.

Pedimos por las mujeres que ayudan a las mujeres migrantes, refugiadas, desplazadas, víctimas y sobrevivientes de trata y a sus familiares.

Sí, pedimos a Dios, y también pedimos a los estados la creación de políticas y programas para acoger, proteger e integrar a las personas migrantes, desplazadas, refugiadas y victimas y supervivientes de trata.

Y pedimos a los organismos de las Naciones Unidas para que además de responder de forma humanitaria y con otras acciones positivas, se empeñen y no escatimen esfuerzos en defender, incidir, señalar y denunciar de forma clara y contundente acciones de los Estados, que con unas políticas y ausencia de otras, originan los desplazamientos de cientos de miles de MUJERES Y HOMBRES.

Pedimos por Nuestra Iglesia que es Madre, Esposa, Maestra y Migrante para que en cada uno de sus Pastores y fieles sensibilizados para atender y proteger a las personas en movilidad se plasme el amor nacido del seno del Padre.

Texto: JLCT

MIGRANTES Y REFUGIADOS, DON PARA VALORAR

P1230219

MENSAJE PARA VÍA CRUCIS DEL MIGRANTE 2017

“La justa relación con las personas consiste en reconocer con gratitud su valor”

Cfr. Mensaje del Santo Padre Francisco para la Cuaresma 2017.

La Sección Pastoral de Movilidad Humana de la Comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala, inspirada y motivada por los valores del evangelio encuentra en cada persona migrante y refugiada un don que ha de ser respetado y valorado. En ese sentido, a todas las personas de buena voluntad, a la opinión publica nacional e internacional:

MANIFESTAMOS LO SIGUIENTE: Sigue leyendo

MENSAJE DE LOS OBISPOS DE CENTROAMÉRICA EN ASAMBLEA

15168777_1254136001295823_3173858110764292156_oNo. 7. Hemos dialogado con preocupación pensando en tantos hermanos y hermanas nuestros que se ven obligados a dejar nuestros países buscando un futuro mas seguro y digno. Los centroamericanos que dejan nuestros países como migrantes y los hermanos extranjeros que emigran a tierras centroamericanas o transitan por ellas, ocupan un lugar especial en nuestro corazón de pastores y en el corazón de nuestra Iglesia.

Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia y que caen en redes que atrapan y destruyen siempre a los mas pobres.

LEER DOCUMENTO COMPLETO: mensaje-asamblea-sedac-2016-version-final

DIA NACIONAL DE LAS PERSONAS MIGRANTES Y REFUGIADAS

La Pastoral de Movilidad Humana de la Comisión Episcopal Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala, en el marco del día Nacional de las personas migrantes y refugiadas anuncia desde la oficina central de comunicaciones de la CEG a nivel nacional a través de todas las radios católicas el evento de este día:
 
Triduo y Mensaje desde la Pastoral de Movilidad Humana.
 
XXII Festival de la Hermandad y la Paz en la Ciudad de Guatemala en apoyo al Centro Scalabriniano de Atención a Migrantes.
 
Mensaje de Monseñor Mario Fiandri, obispo del Vicariato Apostólico de Peten. Colecta y Acopio de víveres a nivel Vicariato Apostólico de Peten para ayuda a la Casa del Migrante en Santa Helena, Flores Peten.
Misa por las personas migrantes y refugiadas en Zacualpa, Quiche.
 
Misa por las personas migrantes en Huehutenango donde participan miles de fieles. Les convoca la Pastoral Social.
 
Misa por las personas migrantes, colecta de bienes para ayudar a las casas del migrante de la diócesis de San Marcos.
 
Llamados por Nuestro Señor Jesucristo a ser solidarios con las personas migrantes y Refugiadas.

Vía Crucis de las personas migrantes y refugiadas.

P1210073

El Vía Crucis es una expresión de fe de nuestras comunidades cristianas. Es la memoria, hecha devoción popular, del camino de la cruz de Jesús. Con este [Vía crucis] queremos ayudar a participar en este camino durante el tiempo de la cuaresma, poniendo ante nuestros ojos, el sufrimiento y dolor de tantos hombres y mujeres que como Jesús cargan sobre sus espaldas la cruz de su vida, empobrecida y marginada y buscan con ilusión un futuro diferente.Ellos y ellas son los migrantes. Sigue leyendo

VIII Encuentro Regional de Pastoral de Migrantes y Refugiados

PMH Panama

COMUNICADO

Tomando en cuenta los diferentes momentos en que el Papa Francisco ha manifestado su preocupación por el fenómeno migratorio que ha alcanzado dimensiones globales y bajo el lema “Emigrantes y Refugiados nos Interpelan. La Respuesta del Evangelio de la Misericordia”, reunidos en la ciudad de Panamá, como una iniciativa que comenzó hace nueve años, los Obispos encargados de la Dimensión de Movilidad Humana de Canadá, Estados Unidos, México, países de América Central y El Caribe, junto con sus referentes, sacerdotes, religiosos y religiosas, laicos y laicas comprometidos, hacemos nuestra la  preocupación del Santo Padre y meditamos sobre esta realidad y lo que conlleva el sufrimiento de tantos hermanos y hermanas, así como también ponemos especial atención  en los desplazados y refugiados en América y en el mundo entero.

Sigue leyendo

HUYENDO DE LA VIOLENCIA

Dibujo realizado por niña refugiada.

La violencia, amenazas, extorsiones, intento de reclutamiento para formar parte de grupos organizados para el crimen, son los motivos por los que muchas personas de la región se ven forzadas, obligadas a decir adiós a sus casas, vecindarios, amistades, cultura… patria y pedir protección en otras tierras.

 

VÍA CRUCIS DEL MIGRANTE. GUATEMALA

VIA CRUCIS DEL MIGRANTE       TRANSMISION VIACRUCIS DEL MIGRANTE

El cuerpo de muchos migrantes: hombres, mujeres y niños, son considerados como objeto de comercio para ser vendidos y traficados por los grupos del crimen organizado (polleros o coyotes) que operan impunemente en los países de tránsito de migrantes.

Muchos sufren abusos físicos y sexuales: son forzados a la prostitución y a trabajos indignos; son despojados de sus derechos, de sus pertenencias y hasta de sus vidas.

Al igual que Jesús, los niños y las niñas maltratadas u olvidadas son reflejo de la maldad presente en el mundo, son víctimas a quienes debemos ayudar a levantarse y recibir protección.