DESDE CUBA EN CAMINO

En las últimas semanas se habló de una caravana masiva desde el Sur de América. Incluso se dieron a conocer números desorbitantes de personas formando caravana desde Colombia y Panamá. Es cierto, hay una caravana de personas originarias de Cuba que en estas semanas está pasando por territorio guatemalteco. No son más de 800 personas de origen cubano.

Es necesario decir que entre las caravanas: aquella de octubre del año pasado, las dos de enero del presente año podemos decir que hay otras caravanas y con otras modalidades.

En la red Eclesial de La Pastoral de Movilidad Humana, que suma todas las casas para migrantes, las oficinas de información y otros agentes de pastoral a nivel nacional y regional involucradas en la pastoral migratoria, hablamos de otras caravanas que también han sido significativas. Claro que todas las caravanas mantienen rasgos y perfiles muy peculiares.

El tipo de caravana gota a gota, una persona tras otra, pequeños grupos de amigos y familiares en camino. Las casas para migrantes desde hace más de tres años han recibido a personas mayoritariamente de Honduras que dicen huir de la pobreza, falta de trabajo, violencia y muerte. Nuestros datos suman grandes cantidades de personas que verdaderamente cuestiona lo que sucede en sus lugares de origen y las medidas de protección en la ruta migratoria.

Ya por varios años, más de siete, se han organizado caravanas de madres nicaraguenses, hondureñas, salvadoreñas y guatemaltecas que de forma organizada emprendieron camino para internarse en territorio mexicano para expresar su clamor, dolor y desesperación en la busca de sus hijas e hijos desaparecidos en la ruta migratoria. En el camino se han encontrado con autoridades civiles, religiosas, organizaciones no gubernamentales; han llegado a albergues, centros carcelarios y también se expresaron ante medios de comunicación para pedir justicia y conocer la verdad.

Por supuesto que el perfil de caravana masiva de personas organizadas desde Honduras y el Salvador; su aglomeración en frontera Agua Caliente, los muros humanos de agentes de seguridad de Honduras, Guatemala y México provocaron un alto impacto en los medios de comunicación nacionales e internacionales. Ciertamente esas caravanas nos urgen a un análisis holístico e interdisciplinario para su mejor comprensión, para evitar a toda costa, criminalizar a las personas puestas en camino.

La Caravana de personas originarias de Cuba está pasando en estos momentos por la Frontera Agua Caliente, en grupos de cien, cincuenta, y treinta que llegan a la Casa del Migrante José en Esquipulas, Chiquimula, en donde se hace registro, se comparte lista con la PNC para que se realice orden de traslado al Albergue de Migración del Instituto Guatemalteco de Migración ubicado en la zona cinco de la ciudad.  En el albergue de Migración se les notifica la resolución en la que se les da un plazo de 10 días para abandonar el país.

Mientras están en la casa del Migrante JOSÉ en Esquipulas se les ofrece un espacio donde llegar y descansar, que por la cantidad d personas ahora es insuficiente. Se gestionan otros espacios para que puedan pasar la noche. A cada persona se les ofrece comida caliente y se ofrece información sobre sus derechos humanos.

La violación a los derechos humanos de personas migrantes y refugiadas sigue siendo una práctica constante. En los últimos días la presencia de tres retenes de agentes de seguridad en el tramo entre frontera Agua Caliente a Esquipulas -7.8 kilómetros- preocupa por lo que las personas migrantes expresan en la Casa del Migrante. Se les piden cuotas. Como otras poblaciones, las y los cubanos son objeto de robo ya que les piden hasta 40 dólares por persona. Contamos con testimonios, videos y grabaciones de voz en los que las personas migrantes dan su testimonio de esas violaciones a sus derechos humanos en toda la región, principalmente en zonas fronterizas de Centroamérica.

Por lo anterior, exigimos:

Que organismos nacionales e internacionales de derechos humanos realicen monitoreos constantes de fronteras y documenten los casos que violentan a las personas migrantes. Así La Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, las Defensorías en el tema de Migrantes y Trata de la oficina del Procurador de los Derechos Humanos.

Que el Sr. Oficial Director de la Policía Nacional Civil instruya a sus funcionarios e instale capacidades con enfoque de Derechos Humanos y procedimientos migratorios.

Que agentes de Policía Nacional Civil y funcionarios del Ministerio Público no se nieguen a recibir y conocer denuncias para hacer las investigaciones correspondientes en materia de violación a derechos de personas migrantes, refugiadas y victimas de trata.

Que Delegación del Procurador de Derechos Humanos con sede en Chiquimula conozca denuncias y documente casos de violaciones a derechos humanos a las personas en movilidad humana.

Por la dignidad y Justicia a personas en situación de Migración, Refugio y Trata

JLCT

Publicado en Uncategorized.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.