GUATEMALA ABANDONA A REFUGIADOS

Ante la situación de las personas refugiadas en Guatemala, la Pastoral de Movilidad Humana de la Comisión Episcopal de Justicia y Solidaridad de la Conferencia Episcopal de Guatemala manifiesta su preocupación ante las siguientes situaciones:

A pesar de haber entrado en vigencia el nuevo Código de Migración (Decreto 44-2016) en el mes de Abril del 2017, que pedía en un plazo de 6 a 12 meses se conformara la Autoridad Migratoria, se emitiera un Plan de Transición, y se elaboraran lo reglamentos, es tiempo en que no se cuenta con ello.

La Ausencia de la transición esperada, la lentitud para conformar la Autoridad Migratoria y emitir los Reglamentos (entre ellos el Reglamento para personas Refugiadas) han venido en detrimento de respuestas prontas y eficaces a personas refugiadas solicitantes y ya reconocidas.

Al no estar conformada la Autoridad Migratoria, al no tener el reglamento para refugiados, al no reunirse la Comisión Nacional de Refugiados CONARE para dar resoluciones a solicitantes, se agrava y se siguen violentando los derechos de las personas refugiadas en Guatemala.

Si lo anterior estuviera resuelto y se pusiera en práctica lo estipulado en el Código, las personas refugiadas estuvieran gozando del Documento Personal de Identidad Especial, del permiso de trabajo, y del acceso a otros beneficios económicos, salud y educación.

Nos preocupa que en algunos casos se violente el derecho al acceso de la solicitud de asilo, que se realicen precalificaciones y hasta negaciones al acceso del procedimiento por parte de delegados y personal de la Oficina de Relaciones Migratorias Internacionales – ORMI.

Pedimos que se de cumplimiento a los marcos legales internacionales, a los protocolos y a declaraciones regionales para dar acceso al territorio, para no devolver, para no discriminar, para no sancionar por entrada irregular y hacer los esfuerzos para implementar programas de integración para las personas refugiadas.

Pedimos que se incluya a las Organizaciones Civiles, expertas en el tema, en los procesos de elaboración de los Reglamentos.

Ya van más de seis meses sin que se dé una resolución y hay mas de 60 personas solicitantes sin respuesta. En el total abandono.

¿Hasta cuándo la autoridad migratoria se reunirá para conocer los casos y dar resoluciones? Señor Vicepresidente, usted preside dicha autoridad migratoria, ¿hasta cuándo responderán?

Pedimos que se haga el mayor esfuerzo para incluir a las personas refugiadas en proyectos nacionales de apoyo social. Para ello, Instamos al Ministerio del Trabajo, al Ministerio de Desarrollo y a la Secretaria de Obras Sociales de la Esposa del Presidente.

Por otro lado, pedimos a la universidad pública eliminar la cuota de extranjero a personas refugiadas o por lo menos cobrar la cuota de los nacionales.

Las Personas Refugiadas quieren trabajar, estudiar y vivir dignamente.

Publicado en Articulo, Comentario, Noticia.