DECLARACIÓN DE SAN PEDRO SULA COMO CONTRIBUCIÓN REGIONAL AL PACTO MUNDIAL SOBRE LOS REFUGIADOS

Preámbulo
1.Nosotros, los Gobiernos de Belice,
Costa Rica, Guatemala, Honduras, México y Panamá,
agradeciendo el apoyo de otros países cooperantes, junto con las instituciones nacionales de
derechos humanos,
organizaciones regionales e internacionales, organizaciones de la sociedad civil, la Academia y el sector privado, así como la colaboración como co-organizadores de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), con el patrocinio de la Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SG-SICA), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) y el Sistema de las Naciones Unidas, bajo los auspicios del Gobierno de Honduras, anfitrión de esta Conferencia Regional de San Pedro Sula, que se realiza en seguimiento a la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes;
2.Constatamos que los movimientos de personas en la región son de carácter mixto y
multic ausales, con particularidades y respuestas propias en cada país, de acuerdo a su legislación interna, que incluyen tanto los factores socioeconómicos, las consecuencias de desastres naturales y cambio climático, así como la violencia y la inseguridad causada por el crimen organizado;
3.Subrayamos la necesidad de diseñar una respuesta integral que atienda las causas que originan estos movimientos así como el fortalecimiento de la protección y la asistencia para atender las necesidades diferenciadas de las personas refugiadas,
solicitantes de la condición de refugiado, desplazadas internas y personas retornadas
con necesidades de protección;
4.Reconocemos la solidaridad y la buena voluntad de los Estados y las comunidades de la región con las personas refugiadas y solicitantes de la condición de refugiado, y mantenemos nuestro compromiso de continuar fortaleciendo la protección internacional y la búsqueda de soluciones duraderas en la región ;
5.Reafirmamos la obligación de los Estados de atender eficientemente los
movimientos migratorios de personas, asegurando el respeto de los derechos humanos de las personas refugiadas y solicitantes de la condición de refugiado , de conformidad con el derecho internacional de los refugiados, el derecho internacional de los derechos humanos y los marcos convencionales vigentes en la región , así como el compromiso de fortalecer la cooperación regional en la materia;
6.Reiteramos nuestro compromiso en la prevención y el combate a los delitos de tráfico ilícito de migrantes y trata de personas así como la atención a las personas víctimas de trata;

Sigue leyendo