AL ADORNAR EL TEMPLO, NO DESPRECIES AL HERMANO NECESITADO