DISCURSO DEL SANTO PADRE FRANCISCO AL CUERPO DIPLOMÁTICO ACREDITADO ANTE LA SANTA SEDE