MigrantesOpinion

Centroamericanos deportados.

Ante la constante llegada de personas originarias de Honduras y algunas de el Salvador deportadas desde México, Guatemala hace su mejor esfuerzo para ofrecer ayuda humanitaria.

La Casa del Migrante en el Ceibo, ubicada en la Libertad, Petén, abrió sus puertas a petición de la alcaldía, para que éstas personas no duerman en la calle o en el monte.

La Casa del Migrante, perteneciente a la Iglesia Católica, específicamente al Vicariato Apostólico de Petén, Casa que forma parte de la red de la Pastoral de Movilidad Humana de la Conferencia Episcopal de Guatemala, se ha ofrecido bajo ciertas condiciones.

Será la Municipalidad y el sector salud local que se harán responsables de la atención: alimentación, prevención, cuidado médico y monitoreo, mientras son trasladados a Honduras.

Como respuesta humanitaria en este momento crítico, se ha procedido de esta manera. Sabemos que los Estados de la región están dejando mucho que desear en el tema del respeto a principios humanitarios y de protección a las personas migrantes y sus familias.

Parece que es más fácil “zafar bulto” que hacer lo posible para que de forma coordinada y con eficaz corresponsabilidad y con un alto grado ético y humanitario los países de los Estados Unidos, México, Guatemala, Honduras y el Salvador, garanticen el acceso a la salud a las personas sin importar el estatus migratorio.

¿Por qué no invertir en la creación de zonas o cordones sanitarios para personas migrantes y refugiadas donde puedan estar bajo el monitoreo en tiempo de cuarentena? Ésto, antes de considerar como primera solución la detención masiva en centros migratorios, deportación, expulsión o repatriación sin las medidas dignas y seguras.

El Vicariato Apostólico del Petén, la Casa del Migrante y la Pastoral de Movilidad Humana se deslindan de toda responsabilidad en caso de alguna eventualidad de salud de alguna persona migrante dentro de la casa y durante el traslado al país de origen.

Reafirmamos nuestro compromiso cristiano y humanitario a favor de las personas migrantes y refugiadas e invitamos a diversas organizaciones sociales y de derechos humanos, así como a las comisiones, delegaciones o procuradurías de derechos humanos, a las organizaciones de cooperación internacional a apoyar a los Estados para que accionen a favor de los derechos personas en movilidad, dígase principalmente de la OIM (Organización Internacional de Migración) y agencias para refugiados y niñez).

Por el principio pro-persona y la fraternidad universal, la Pastoral de Movilidad Humana.


P. Juan Luis Carbajal Tejeda, cs.
Secretario Ejecutivo.
Pastoral de Movilidad Humana de Guatemala.

Abril, 12, 2020