Opinion

CULTURA DE ACOGIDA

Publicada en

Promover la solidaridad entre los pueblos y entre las personas es tarea de todos, por tal motivo, como cristianos que contemplamos en el migrante el rostro de Cristo, debemos reiterar y practicar  la solidaridad,  colaboración y apoyo a organizaciones  que promueven y defienden los derechos humanos de los y las migrantes.

Como Iglesia estamos llamados a anunciar el bien y denunciar las injusticas contra los y las migrantes, y a practicar la solidaridad y acogida como signo de evangelización. Confirmamos una vez mas que solo uniendo esfuerzos podemos crear una  cultura más humana y solidaria, en donde los rostros sufrientes de las y los migrantes sean transformados en rostros  de esperanza y paz.

Una auténtica cultura de la acogida es posible.

Opinion

ESTADO QUE ACOGE

Publicada en

Planteamos  retos y desafíos para funcionarios de gobierno con responsabilidades en el tema de  migración, los cuales mencionamos a continuación: 

a)      El diseño e implementación de una política de desarrollo integral, que aborde  las causas estructurales que provocan la emigración forzada de  la población guatemalteca, para dar respuestas inmediatas y duraderas a las necesidades de los ciudadanos: alimentación, salud, vivienda, trabajo, salarios dignos, oportunidades para la educación, infraestructura carretera y seguridad ciudadana.

b)      La creación e implementación de una política migratoria nacional e integral, que aborde las migraciones desde una perspectiva de país de origen, transito, destino y retorno. Que tome en cuenta la protección de grupos vulnerables en el proceso migratorio, tales como: emigrantes, inmigrantes de otras nacionalidades en Guatemala, migrantes guatemaltecos en el exterior, trabajadores guatemaltecos agrícolas por temporada en el exterior (México, Estados Unidos y Canadá), Niños, Niñas y Adolescentes migrantes no acompañados, deportados de México y Estados Unidos, y Refugiados. (más…)

Opinion

IGLESIA QUE ACOGE

Publicada en

Creemos que como Iglesia peregrina que ve el fenómeno de la migración como un signo de los tiempos, tenemos los siguientes retos.

a)      Que escuchando la voz del Papa Pablo VI, todas las Iglesias locales de Guatemala sigan ofreciendo un particular cuidado pastoral a los migrantes, debido a las necesidades y  circunstancias especiales que estos enfrentan. [1]

b)      Unir esfuerzos con los Obispos hispanos en Estados Unidos, quienes en comunión con la Conferencia de los Obispos de ese país, están promoviendo una reforma integral a la política inmigratoria, para que exista la posibilidad de que migrantes puedan regularizar su situación migratoria y adquirir   visas  de trabajo para que  sus derechos sean respetados. También unirnos a ellos en la  esperanza de una justicia económica global que beneficie a todos, para vivir dignamente.[2] (más…)

Comentario

Niños, Niñas y Adolescentes Migrantes

Publicada en

Si la Convención de los Derechos del Niño afirma con claridad que hay que salvaguardar siempre el interés del menor (cf. art. 3), al cual hay que reconocer los derechos fundamentales de la persona de la misma manera que se reconocen al adulto, lamentablemente en la realidad esto no siempre sucede.

Niños, Niñas y Adolescentes Migrantes son los más vulnerables porque son los que menos pueden hacer oír su voz.

Articulo

MENSAJE DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI

Publicada en

PARA LA JORNADA MUNDIAL
DEL MIGRANTE Y DEL REFUGIADO 2012

(Tema: Migraciones y nueva evangelización)

Queridos hermanos y hermanas:

Anunciar a Jesucristo, único Salvador del mundo, «constituye la misión esencial de la Iglesia; una tarea y misión que los cambios amplios y profundos de la sociedad actual hacen cada vez más urgentes» (Exhortación apostólica Evangelii nuntiandi, 14). Más aún, hoy notamos la urgencia de promover, con nueva fuerza y modalidades renovadas, la obra de evangelización en un mundo en el que la desaparición de las fronteras y los nuevos procesos de globalización acercan aún más las personas y los pueblos, tanto por el desarrollo de los medios de comunicación como por la frecuencia y la facilidad con que se llevan a cabo los desplazamientos de individuos y de grupos. En esta nueva situación debemos despertar en cada uno de nosotros el entusiasmo y la valentía que impulsaron a las primeras comunidades cristianas a anunciar con ardor la novedad evangélica, haciendo resonar en nuestro corazón las palabras de san Pablo: «El hecho de predicar no es para mí motivo de orgullo. No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio!» (1 Co 9,16). (más…)