PALABRAS DE MONSEÑOR ALVARO RAMAZZINI