Comunicado

POSICION DE LA RED REGIONAL DE ORGANIZACIONES CIVILES PARA LAS MIGRACIONES

Fotografía. JLCT

Desde   la  Red regional de Organizaciones Civiles para las Migraciones RROCM   reconocemos   al  gobierno   de   Guatemala  en   su   rol  de  Presidencia   Pro-­Témpore   de  la   Conferencia   Regional  sobre   Migración  CRM.   Agradecemos  su  calidez y  disposición  para brindar  facilidades  a toda  la  delegación  de   sociedad   civil.  Reconocemos   su   apertura  para   el   diálogo sostenido  y  el intercambio  con  los  miembros  de la  RROCM  desde que  asumió  la Presidencia  Pro-­Témpore.

Reafirmamos  nuestro  compromiso como  RROCM  de continuar  aportando  a la  CRM  y coordinar  con  la PPT,  esto  permitirá alinear  la  dinámica proactiva  entre  CRM-­RROCM.  Los   organismos   internacionales   son  aliados   y   socios importantes  para  nuestros esfuerzos  en  todo este  proceso.

Celebramos  el relanzamiento  de  la CRM.  Deseamos  reafirmar la  importancia  de  la cooperación  entre  Estados y  el  reconocimiento  y cumplimiento  de  instrumentos  internacionales   de   derechos  humanos,   para   garantizar contextos  de  protección integral  para  la población  migrante,  y personas  con  necesidad de  protección  internacional,   tanto  en   términos  de  auxilio,  asistencia,   atención  integral,   investigación,   coordinación   de  protección  humanitaria   y   un   especial  énfasis   en   los  mecanismos   de   comunicación   y fortalecimiento  de  la protección  consular.

Expresamos  nuestro  apoyo al  avance  en el  relanzamiento  de la  CRM  y en  la  definición de  cuatro  grupos de  trabajo  que tienen  la  potencialidad de  dinamizar  el trabajo  y  garantizar cierta  flexibilidad  para responder  a  desafíos coyunturales  de  cara a  la  realidad de  los  contextos regionales.

  1. Breve Contextualización.

Las  politicas   y   medidas  tomadas   por   los  Estados   Unidos   y  adoptadas   por  Mexico  y   Guatemala   recientemente   en  materia   migratoria   exponen  en   una  extrema  vulnerabilidad   a   las  poblaciones   en   movilidad,  las   cuales   han  sido  víctimas  de abusos  y  violaciones a  sus  derechos por  parte  de  los  países de  origen,  tránsito y  destino,  al no  tomar  en cuenta  tratados,  convenios, acuerdos  suscritos,  en tanto  ello  representa un  retroceso  en los  avances  democráticos y  la   cooperación  bilateral   y   multilateral   de  los   Estados.   Vemos  con   suma preocupación  los discursos  xenófobos  que acentúan  la  criminalización  de la  migración  y el  acceso  al asilo.

La  movilidad  humana en  sus  diversas modalidades  debe  ser garantizada  por  los Estados  asegurando  la protección  internacional  y las  medidas  legales que  permitan   un  tránsito   digno,   atendiendo  a   las   especiales  necesidades   de  protección de  la  población  en situaciones  de  vulnerabilidad.

Los  países  de la  región,  tanto de  origen,  tránsito y  destino  tenemos que  volver  la  mirada   frente   a  los   flujos   mixtos  para   seguir   promoviendo  un   clima   de respuestas  de  protección efectiva  y  superar el  abordaje  desde la  seguridad  y   la  contención  que incluso  promueve  acciones de  persecución  hacia las  y  los defensores  de  derechos humanos.

Es  esencial   que   los  países   de   la  Región   asuman   su  responsabilidad   de  garantizar los  principios  de no  devolución  y el  principio  pro  homine, que  permite  a los  Estados  una visión  centrada  en la  persona  como fin  último.  Es el  momento  de  aplicar   políticas   y   estrategias   creativas  para   asegurar   el  respeto   de   los derechos  humanos  de todas  las  personas migrantes  y  sujetas de  protección  internacional en  la  región.

Por   lo  anterior,   la   RROCM  hace   un   llamado  a   los   Estados  de   la 

Conferencia  Regional sobre  Migración,  a: 

  1. Garantizar y asegurar  la  protección a  las  personas que  salen  de sus  países  ya sea  de  manera individual  o  en flujos  masivos,  respetando el  derecho  a  salir  del país  de  nacionalidad, y  a  ingresar a  otros  Estados para  buscar  protección.   Expresamos   nuestro  rechazo   al   cierre  y  sellamiento   de  fronteras,   especialmente   en  la   región   del  norte   de  Centroamérica   en  donde   existe   el  Acuerdo   C4   que  garantiza   la   libre movilidad.  Instamos  a los  Estados  a garantizar  el  debido proceso  de  las personas   extranjeras   sujetas  a   procedimientos   migratorios  y   aquellas  necesitadas de  protección  internacional.  Ustedes pueden  atender  a esta  población  con un  enfoque  de derecho,  integral  y diferenciado.
  2. Proteger y garantizar  el  derecho de  asilo  y abstenerse  de  rechazar a  los  solicitantes de  asilo  en frontera,  por  lo cual  condenamos  las acciones,  de  regresar, expulsar,  deportar,  devolver y  criminalizar  a las  personas  sujetas de  protección
  3. Garantizar el derecho  al  debido proceso  para  las personas  solicitantes  de Asilo. Es   importante  que   los   Estados  garanticen   los   derechos  de   las  personas  sujetas de  protección  internacional,  bajo los  principios  de  la  no  devolución   y   no  detención   garantizando   el  acceso   a   la  justicia   y  respetando la  dignidad  de las  personas.  Hacemos un  llamado  a que  los  Estados les  expidan  su documentación  de  manera expedita  para  que estén  en   condiciones  de   ejercer   sus  derechos,   principalmente   trabajo,  salud,  educación  y vivienda.
  4. Fortalecer la atención  y  protección   Reconocemos  las  buenas prácticas  de  coordinación entre  Estados  y  sus  instituciones.  En el  actuar  consular  debe   prevalecer:   la  aplicación   de   la  determinación   del   interés superior  de  la niñez  y  la no  discriminación.  Queremos instarlos  a  continuar desarrollando  y  fortaleciendo su  presencia  consular en  México  y Estados  Unidos  para responder  adecuadamente  a  los  éxodos masivos,  con  personal capacitado,   especializado   y  sensible   para   atender  a   los   niños,  niñas   y  adolscentes;   las  familias;      a   las  personas   privadas   de  libertad;      a   las personas   LGBTI;   a  las   personas   con  discapacidad;   a   las  poblaciones  indígenas;  y, a  las  víctimas de  trata.
  5. Adoptar políticas o  medidas  migratorias humanitarias  y  humanas, acorde  a  los contextos  de  cada país,  revisar  sus requisitos  o  lineamientos para  que  las personas  puedan  acceder a  visas  de trabajo,  por  reunificación familiar  y  otras, para  que  lo hagan  de  una forma  ordenada  y   La  única forma  efectiva  de prevenir  el  tráfico ilícito  de  migrantes y  la  trata de  personas  es mediante  la  creación de  opciones  para la  migración  de manera  regular  y autorizada.
  6. Expresamos nuestra preocupación  por  la  detención  y devolución  al  último país   de   tránsito  de   las   personas  migrantes   extraregionales,   ya  que   se  quedan varados  en  fronteras con  altos  índices de  violencia  porque ningún  Estado  las recibe,  esto  las vuelve  doblemente   Instamos  a  los Estados  a  crear y  adoptar  mecanismos de  protección  para esta  población,  brindando una  asistencia  integral y  diferenciada,  garantizando el  principio  de no  devolución.
  7. La RROCM  se   compromete   a  trabajar   con   los  Estados   en   el  plan  estratégico  de trabajo  de  CRM y  nos  ofrecemos a  sumarnos  al sistema  de  monitoreo, para  el  seguimiento del  cumplimiento  del  mismo.
  8. La RROCM  hace   un   llamado  a   los   Estados  a   impulsar   un   mecanismo realista   y   cercano  a   la   población  migrante   y   sus  familias   centrado   en  la  persona   humana,  para   la   implementación   del  Pacto   Global   para  una  Migración,  Segura, Ordenada  y  Regular, así  como  del Pacto  Mundial  Sobre    La   implementación   requerirá  de   cambios   profundos  y  concretos   en  sus   políticas   migratorias,   que  respeten   y   garanticen  los  derechos   humanos  de   las   personas  migrantes.   Nos   ponemos  a   su  disposición para   trabajar   a nivel  nacional   en  identificar   estos   cambios  e  incidir  para su  adopción.
  9. En relación a  las  agencias de  Naciones  Unidas y  a  la CICR,  valoramos  su trabajo  y  los instamos  a  priorizar  en sus  agendas  la atención  a  esta crisis  humanitaria   que  se   presenta   en  la   región   centroamericana,   apoyando técnica   y   financieramente   a  las   organizaciones   de  sociedad   civil   para fortalecer  y  ampliar su  trabajo,  así como  a  los  Estados.

Ciudad  de Guatemala,  26  de junio  de  2019.